Miércoles 6 de Julio de 2022

Hoy es Miércoles 6 de Julio de 2022 y son las 12:20 - // Originarios es una iniciativa de militantxs por los derechos de los Pueblos indígenas de Argentina que formamos parte en diferentes espacios de construcción como la Fundación Napalpi, la Coordinadora de Comunicación Audiovisual Indígena de Argentina, la Agencia de Noticias Indígenas de Argentina y la Dirección de Pueblos Originarios “Emilia Uscamayta Curi” de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional De La Plata.

NACIONALES

3 de enero de 2022

Declararon la emergencia ígnea en todo el país

Se queman casi la mitad de las provincias argentinas: 11 de las 24 jurisdicciones registran focos de incendios. Neuquén, Santa Cruz, Río Negro, Chubut, Tierra del Fuego, Buenos Aires, Santa Fe, Corrientes, Entre Ríos, Misiones y Formosa. En cuatro de ellas el fuego sigue activo, así como en el resto los focos están contenidos, según informó el Servicio Nacional del Manejo del Fuego (SNMF).

Las razones son diversas: el calor, las sequías y el cambio climático, pero también las políticas del manejo del fuego erradas e incluso incendios intencionales –con fines de explotación agroganadera e inmobiliaria–. Ante la persistencia del desastre, el Gobierno declaró la emergencia ígnea nacional.

El Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA), junto con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, que conduce Juan Cabandié, realizaron una reunión de forma remota en la que se declaró la emergencia ígnea en todo el territorio nacional por un plazo de 12 meses en función del riesgo extremo de incendios de bosques y pastizales, y se solicitó la articulación entre las jurisdicciones y el Estado nacional con el objetivo de fortalecer las políticas de prevención. Además, se recomendó al Poder Ejecutivo nacional replicar la medida para que se habiliten partidas presupuestarias de excepción necesarias para robustecer las acciones.

En la Patagonia el escenario es especialmente preocupante. Cerca de 300 brigadistas y 17 medios aéreos intentan apaciguar el fuego que se extiende por las zonas del Parque Nacional Nahuel Huapí y Aluminé. En esta última, perteneciente a la provincia de Neuquén, el incendio se originó por tormentas eléctricas y ya consumió 6.000 hectáreas de bosque nativo. En medio de la lucha para apagarlo, dos personas murieron tras la caída de un helicóptero.

Río Negro es un distrito donde el Gobierno pone el ojo. Bariloche es el epicentro del desastre, en los valles aledaños a los lagos Sheffen y Martín sufren lo que las autoridades locales calificaron como “jornadas terribles”. Las fuertes ráfagas de viento extienden el fuego sobre la vegetación seca, más inflamable.

En Chubut la situación es un poco más moderada. El incendio en Lago Puelo está controlado, al igual que los de Tehuelches Río Sanguer, Futaleufú y Cushamen. En Santa Cruz los brigadistas atacan el nuevo foco en el Lago Argentino. Mientras que en Tierra del Fuego también se declaró el "alerta" ante la proliferación de incendios forestales en Tolhuin. En las últimas horas, el Ejecutivo de la provincia más austral del país le pidió a sus ciudadanos “extremar los cuidados” en los espacios naturales para evitar el nacimiento de nuevos focos.

Pero el fuego azota a todas las regiones. En Buenos Aires, más precisamente en el municipio de San Fernando, las llamas ya se extendieron por más de 800 hectáreas del humedal “Reserva de Biósfera” perteneciente al Delta del partido del conurbano bonaerense. Se trata de una zona declara Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Además, el foco ígneo afectó el suministro eléctrico por la destrucción de postes de tendido de la red en un contexto de cortes de luz generalizados por las altas temperaturas. La hipótesis que se baraja es que se produjo de forma intencional y que la sequía potenció el desastre.

En las islas del Paraná de Santa Fe cercanas a la capital y a la ciudad de Rosario las llamas, que habrían comenzado adrede para generar terrenos para la cría de ganado, también producen estragos. Las autoridades pidieron evitar la pirotecnia durante las fiestas. El fuego se propagó también hacia las Ruinas de Cayastá, y de esa manera quedó afectado otro Patrimonio Histórico de la Humanidad.

El Litoral se quema también: desde Entre Ríos –donde hay más de 300 hectáreas afectadas– hasta Misiones –donde se perdieron grandes cosechas en las zonas de Iguazú, Candelaria, El Soberbio, Eldorado y General Manuel Belgrano– y pasando por Corrientes –donde la situación crítica se propagó en cerca de 400 hectáreas– los incendios siguen sin ser despejados.

En el Norte aparecen nuevos focos. Si bien se logró eliminar el fuego en gran parte de la provincia de Formosa, en la localidad de Pilcomayo las últimas llamas persisten. Sin embargo, las autoridades locales afirmaron que está cerca de ser extinguido.

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!